Homilia del Papa Franciso a Seminaristas, Novicios y jovenes discerniendo sus vocaciones

“Usted sabe muy bien que el Señor no mira tanto la grandeza de nuestras acciones, ni siquiera a su dificultad, pero en el amor con que lo hacemos.”

-Santa Teresa de Lisieux, doctora de la Iglesia

El domingo 7 de julio, el Papa Francisco celebro el Santo Sacrificio de la Misa con muchos seminaristas, novicios y jóvenes discerniendo sus vocaciones en la Basílica de San Pedro hablando sobre la misión de la vocación.

La palabra vocación viene de la palabra latina “vocare”, que significa llamar o convocar. El Señor llama a cada persona a su propia vocación personal que es su propia jornada a la santidad, la vocación universal de todos los cristianos. Esta es una llamada de Dios al hombre, y es una invitación a participar libremente en la misión que Dios tiene para cada persona. En el programa, Instituto de Formación Sacerdotal, a los seminaristas se les enseña que la relación de uno con Dios es de la mayor importancia, ya que es a partir de esta relación que sale su identidad. Su identidad los lleva a su misión. En su homilía, el Papa Francisco comento sobre las tres partes poniendo el énfasis en la misión.

La relación del hombre con Dios se hace visible a través de los sacramentos, pero es más visible a través de la celebración de la Eucaristía, cuando somos llevados a la plena comunión con Dios y todo el cielo. Marcos Brumley establece claramente en su artículo, La Eucaristía: fuente y cumbre de la espiritualidad cristiana: “De esta manera, como miembros de Cristo y los unos a otros, nos convertimos en ‘un solo cuerpo y un solo espíritu en Cristo, ‘compartiendo imperfectamente en la tierra la liturgia del cielo y en la comunión con Dios, la meta de la vida cristiana. “Es por eso que el Papa Francisco, sabiendo que a través de la Eucaristía, la humanidad se pone en comunión con Dios, dijo:” Hoy nuestra alegría es aún mayor, ya que nos hemos reunido para la Eucaristía en el día del Señor. “Es en la celebración de la Misa que la mayor fiesta se celebra y donde el hombre se eleva a tomar parte en la alegría de la Santísima Trinidad, a partir de nuestra relación con nuestro creador.

Pope Francis and Holy SpiritA partir de esa relación con Dios, todos se hacen conscientes e invitados a aceptar libremente su identidad como hijos amados de Dios. Esta identidad es lo que todos los hijos de Dios tienen en común, sean creyentes o no creyentes. Sin embargo, como futuros sacerdotes, seminaristas están llamados a vivir e integrar una llamada más profunda, una llamada a ser esposos castos de la iglesia, sometiendo toda su vida por el amor a la Iglesia, esposa de Cristo, y los que componen el cuerpo de la esposa, el pueblo de Dios. Es a través de esta relación casto que luego son invitados a ejercer sus funciones como padres espirituales, Médicos Divinos y Cabeza y Pastor. Estas identidades sacerdotales son lo que el Instituto para la Formación Sacerdotal llama las “identidades de referencia”. Esto es lo que los seminaristas deben integrar en sus vidas como posibles curas. Y así fue lógico que el Papa Francisco reafirmaría su identidad cuando dijo: “¡Ustedes son seminaristas, novicios, y jóvenes en un camino vocacional, de todas partes del mundo. Usted representan a la juventud de la Iglesia! “Papa Francisco siguió reafirmando su identidad, recordándoles de su relación como la de Cristo con la iglesia. Él dijo: “Si la Iglesia es la Esposa de Cristo, ustedes en cierto sentido, representan el momento del compromiso…” el momento en que un hombre se compromete a la persona amada. Se equipara a la estación de la primavera, dice que es “la primavera de la vocación, la temporada de descubrimiento, evaluación, formación. Y es una muy buena temporada, en la que se establecen bases para el futuro. “Estas son palabras de aliento del Santo Padre a los hombres que se están preparando, sentando bases sólidas con la ayuda de Dios, para el futuro ministerio de embarcarse en el conjunto de la misión nacida por la palabra de Dios para servir a las necesidades de la gente.

Pero, “¿Dónde se origina la misión?”, Pregunta el Santo Padre. A lo que él responde: “Tiene su origen en una llamada, la llamada del Señor, y cuando se llama a la gente, lo hace con el fin de enviarlos.” Papa Francisco señala que las lecturas muestran tres formas en las que una persona enviada tiene la intención de vivir “, los puntos de referencia de la misión cristiana… la alegría de la consolación, la cruz y la oración”.

La alegría es lo que el Papa Francisco dice es “el primer elemento” de vivir una vida misionera. Cuando Isaías se dirige al pueblo de Dios, se dirige a las personas que han pasado por una experiencia muy oscura, la experiencia del exilio y el sufrimiento. Isaías trae a la gente un mensaje de esperanza cuando dice: “Alégrate… alégrate… regocijarse con ella de gozo.” (66:10). Papa Francisco les recuerda a los seminaristas y novicios que aquellos que ya están en el ministerio y los que están siendo formados para el ministerio futuro están “llamados a ser un portador de este mensaje de esperanza que da serenidad y alegría:. Consuelo y ternura de Dios a todos” Sin embargo, afirma que primero debemos experimentar el consuelo de Dios, su amor, en nuestras vidas para que entonces podamos traer ese consuelo al mundo que anhela desesperadamente en busca del consuelo de Dios. El Papa dice: “Esto es importante si nuestra misión debe ser fructífera”. El llamado de Isaías de alegria debe “resonar en nuestros corazones:” Consuelo, consuelo a mi pueblo “(40:1) y debe conducirnos a la misión.” Este maravilloso mensaje de consuelo se puede comunicar a través de las palabras, pero el Papa deja claro que “la mayor parte es dar testimonio de la misericordia y de la ternura de Dios, que calienta el corazón, reaviva la esperanza, y atrae a las personas hacia el bien.” Para ser capaz de dar la alegría de Dios a los demás, debemos dejarnos experimentar y conocer la alegría de Dios ya que sólo se puede dar de lo que tenemos. Pero esta alegría no significa que no vamos a experimentar la cruz de Cristo, pero se enfrenta a la cruz en la esperanza.

La Cruz de Cristo, el Papa Francisco dice, es “el segundo punto de referencia de la misión”. Recuerda todo el sufrimiento a que San Pablo se enfrentó, la debilidad y la derrota durante su ministerio, pero durante el tiempo de la desolación también se le dio alegría y consuelo. Él dice: “Este es el misterio pascual de Jesús: el misterio de la muerte y la resurrección. Y fue precisamente por dejarse conformar a la muerte de Jesús que San Pablo se hizo partícipe de su resurrección, de su victoria. “Cuando estamos en momentos de prueba, debemos ser conscientes de que la luz de Cristo ya está trabajando en nosotros reconociendo que este “misterio pascual es el corazón de la misión de la Iglesia” Él continúa diciendo que “si nos mantenemos dentro de este misterio, nos refugiamos tanto desde una perspectiva mundana y triunfalista de la misión y del desaliento que puede resultar de senderos y fracasos “. En otras palabras, cuando nos mantenemos unidos en el misterio pascual estamos protegidos de que se conviertan en desolación, cuando nos enfrentamos a los retos y las caídas, ya que estamos totalmente unidos a la cruz y resurrección de Cristo y que nos asegura que todo lo que hacemos en la misión, es por el amor y no para beneficio personal y que se mantengan lejos de la comprensión mundana que el sufrimiento es sólo porque estamos fallando a lograr algo en nuestras vidas. Siempre debemos unir nuestras pruebas y sufrimientos en la Cruz porque “es la cruz – la cruz que siempre está presente con Cristo – que garantiza la fecundidad de nuestra misión… de la cruz… volvemos a nacer como una ‘nueva creación’ (Gal 6:15).” Sólo podemos unirnos a la Cruz de Cristo a través de una fuerte relación con el mismo Cristo, con la Santísima Trinidad, con todo el cielo que ya han experimentado el porte de su cruz, esto se logra sólo a través de la oración.
Papa Francisco señala el último elemento de la misión: la oración. La oración es el pilar central de nuestra misión en el mundo. Sera difícil de entender para cualquiera o escuchar realmente su misión si no se une a la voz de Dios. El Santo Padre dice:

“Los obreros para la cosecha no se eligen a través de campañas publicitarias o las solicitudes de servicio y generosidad, pero son” elegidos “y” enviados” por Dios. Por esto, la oración es importante. La Iglesia, como Benedicto XVI ha reiterado a menudo, no es nuestra, sino de Dios, y el campo para ser cultivado es de él. La misión, entonces, es sobre todo acerca de la gracia. Y si el Apóstol nace de la oración, se encuentra en la oración la luz y la fuerza de su acción. Nuestra misión deja de dar fruto, de hecho, se haya extinguido el momento que la relación con su origen, con el Señor, se interrumpe”.

Vocaciones sólo se escuchan en el silencio del corazón, no hay voces, truenos celestiales, llamadas telefónicas o visiones divinas asociadas con el llamado normal a la vocación. Por lo general, estas llamadas vienen de Dios en el lenguaje de la oración, que sólo se escucha en silencio. Por esta razón, la oración es de gran importancia para todos los cristianos. Es sólo a través de la oración que se puede reconocer la voz de Dios que habla y nos hace capaz de responder con humildad completa como nuestra Madre María. La oración es y siempre debe ser, fundamental para la acción, ya que es a través de este vínculo místico al cielo que uno es capaz de convertirse en un instrumento para el Señor. Por esta razón, el Papa Francisco dice,

“La evangelización se hace de rodillas”, como uno de ustedes me dijo el otro día. Siempre ser hombres y mujeres de oración! Sin una relación constante con Dios, la misión se convierte en un trabajo. El riesgo del activismo, de confiar demasiado en las estructuras, es un peligro siempre presente. Si miramos a Jesús, vemos que antes de cualquier decisión o acontecimiento importante que recordó a sí mismo en la oración intensa y prolongada. Cultivemos la dimensión contemplativa, incluso en medio de la vorágine de los deberes más urgentes y apremiantes. Y cuanto más la misión llama a salir a las márgenes de la existencia, deja que tu corazón esté más estrechamente unido al corazón de Cristo, llena de misericordia y amor. Aquí reside el secreto de la fecundidad de un discípulo del Señor!

En la oración le permitimos al Espíritu Santo que nos guíe, nos enseñe amar como Cristo amó. Porque “el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:8). Papa Francisco dice:

La propagación del Evangelio no está garantizada, ya sea por el número de personas, o por el prestigio de la institución, o por la cantidad de recursos disponibles. Lo que cuenta es ser penetrado por el amor de Cristo, dejarse conducir por el Espíritu Santo y con la propia vida injertar en el árbol de la vida, que es la cruz del Señor.

El Santo Padre finalmente anima a todos a conformarse a la lógica del amor de la cruz y de crecer a una unión más profunda con el Señor, por intercesión de nuestra Santísima Madre María.